Si a tu corazón yo llego igual,
todo siempre se podrá elegir,
no me escribas la pared
solo quiero estar entre tu piel.

Y si acaso no brillara el sol
y quedara yo atrapado aquí
no vería la razón
de seguir viviendo sin tu amor.

Y hoy que enloquecido vuelvo buscando tu querer
no queda mas que viento
no queda mas que viento.

Y si acaso no brillara el sol,
y quedara yo atrapado aquí,
no vería la razón,
de seguir viviendo sin tu amor.

Y hoy que enloquecido vuelvo buscando tu querer
no queda mas que viento
no queda mas que viento.

Y si acaso no brillara el sol
y quedara yo atrapado aquí
no vería la razón
de seguir viviendo sin tu amor.
Pintada

 Un solitario artista se pasea
por los humedos tuneles subterraneos
en una oscuridad apenas batallada
iluminado por la tenue luz de su linterna

En los intestinos de la sociedad
nuestro heroe se mueve
con gran fluidez, sin miedo
por aquellos lugubres pasajes
cercano el alba de un nuevo dia
cuando el metabolismo urbano duerme.

esquivando evacacuaciones intestinales
de un subte con poco humor
gris como la mente de los seres
que pasean por los andenes
esperando un transporte que los llevara
a un destino que dicen conocer

seres que el movimiento continuo
les impide realizar sus desahogos emotivos
digeridos por un silencio hambriento
y siguen buscando ese lugar
donde el amor y los recuerdos
le traeran satisfaccion

el artista, ya comodo en su sitio
colores brillantes en sus manos
con ansias de plasmar en el muro
una nueva forma de revivir.

Lorenzo D'Fabio

 Ella